Hipertensión arterial

A la hipertensión arterial se le llamado la epidemia silenciosa porque no produce en general síntomas de alarma.

 

Es uno de los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular más estudiados en las últimas décadas, y se disponen de medicamentos muy eficaces para controlar las cifras de presión arterial.

Es necesario hacerlo cuanto antes porque a largo plazo se afectan el corazón, el cerebro y el riñón.

Hay exámenes que detectan precozmente esta afectación, por lo que es preciso, desde el principio del diagnóstico realizar exámenes periódicos para impedir o frenar su desarrollo. Es especialmente alarmante la coincidencia de varios factores de riesgo cardiovascular, por lo que en estos casos se exige el control de todos ellos simultáneamente.